NUESTRO COLEGIO

“Desarrollar integralmente a la persona dentro del marco de valores que aporta el evangelio de Jesucristo, como buena noticia para todos los hombres, incentivando su conocimiento y aprecio, como también la puesta en práctica de los mismos, pretendiendo con ello la consecución de “un hombre nuevo como fruto del trabajo educativo y evangelizador”. El tipo de hombre nuevo tiene que tener conciencia de sí mismo, de su libertad y sus responsabilidades, de sus valores y de sus falencias. Los jóvenes que egresan de nuestro centro educacional deberán tener conciencia de lo que son como personas y de los dones que Dios ha depositado en ellos, para hacerlos crecer y ponerlos al servicio de los demás. Por lo tanto, deberá tener una relación filial con Dios, fraternal con sus hermanos y de señorío con el cosmos.
Entendemos la Educación como un Proceso permanente que abarca las distintas etapas de la vida de las personas y que tiene como finalidad alcanzar su realización plena, a la luz del Evangelio de Jesucristo Resucitado. El centro del magisterio de Jesús, es la persona, con sus necesidades materiales y espirituales. Por tanto, la escuela católica no tiene otro fin más que su promoción.

Impactos: 89